“Somos la única empresa en Europa que trata la sangre como un medicamento”

“Somos la única empresa en Europa que trata la sangre como un medicamento”

Algo tan sencillo como conservar la sangre del cordón umbilical del bebé es clave para futuros tratamientos. Así lo explicó el pasado 29 de agosto Santiago Luengo, director general de Vita 34 – Secuvita, en el programa ‘Por Tres Razones’ de Radio Nacional de España.

Puedes escuchar un extracto de la entrevista haciendo clic aquí.

El programa de RNE ‘Por tres razones’ analizó junto a Santiago Luengo, director general de Vita 34 – Secuvita, la actualidad en torno a la conservación de sangre del cordón umbilical. Aspectos como el protocolo de actuación, el proceso de conservación, sus utilidades… fueron desgranados en esta interesante entrevista.

Como explicaba Santiago Luengo a la presentadora Beatriz Domíngez, la conservación de la sangre del cordón umbilical del bebé comienza con una llamada de los padres a Vita 34 – Secuvita: “se les envía la documentación para que conozcan nuestro servicio y lo valoren. Tras firmar el contrato y entregar una cantidad simbólica, reciben un kit para conservar la sangre del cordón umbilical. El día del parto serán ellos quien lo lleven al hospital para que recojan la sangre”.

Se trata de un proceso totalmente indoloro, ya que el cordón umbilical no tiene terminaciones nerviosas. Tras la extracción un equipo de Vita 34 – Secuvita se traslada al hospital para recoger el kit. Después lo trasladan inmediatamente a Alemania para su procesamiento y conservación.

Normativa europea y española

En España, la ley no permite el almacenamiento y la conservación, salvo que los padres la pongan a disposición universal. Como relataba el director general de Vita 34 – Secuvita en la entrevista, existe una diferencia entre la normativa europea y la española. La primera “es una normativa abierta y trasparente. En Alemania todas las comunidades autónomas permiten la extracción y conservación de la sangre del cordón umbilical. Que en España no se pueda hacer es una anomalía que solo se justifica por razones de tipo político. No se entiende ni se respeta la actividad privada, mientras que la directiva europea anima a promover las donaciones. Y donaciones son tanto las que se utilizan para uso propio como para otras personas -explicaba Santiago Luengo-«.

«La normativa europea insiste en que obtener donaciones mejora los estándares de salud de un país. Si un niño la necesita y ya tiene la suya propia es un ahorro para el sistema público»

También lamentaba Santiago Luengo en su intervención que exista “un desconocimiento profundo en la población sobre las utilidades y posibilidad de conservarla. Las autoridades sanitarias no ayudan en nada. De alguna forma nos consideran un competidor de la donación al sistema público. Por eso no se difunde en la población ninguna información que no sea la de la donación a bancos públicos. Esto frena nuestro desarrollo. Actualmente hay en torno a 15.000 familias que anualmente deciden contratar los servicios de un banco privado”.

Mejor servicio, máxima calidad

Beatriz Domíngez se preguntaba sobre el valor añadido que presenta Vita 34 – Secuvita para tener las tarifas más elevadas del mercado. En este sentido, Santiago Luengo incidía en que cuando hablamos de salud no podemos hablar de un servicio “medio bueno”, sino que hay que ofrecer siempre lo mejor. “Un enfermo busca siempre las mejores soluciones, con los mejores profesionales y el mejor hospital. Nosotros ofrecemos la máxima calidad y seguridad. Nuestro precio es trasparente, no tiene añadidos ni coletillas y es de 2.650€. Con esto se garantiza su transporte, procesamiento y conservación durante 25 años en los que no tienen que pagar más. Además, se puede fraccionar en 12 pagos sin ningún tipo de interés”.

Insistía también Santiago Luengo en que Vita 34–Secuvita es “la única empresa en Europa que trata la sangre como un medicamento. Somos laboratorio farmacéutico y cumplimos una serie de requisitos muy exigentes. Procesamos la sangre y la tratamos en una sala blanca, completamente estéril para que no haya ningún tipo de contaminación. Si todo lo hacemos bien -confirmaba Luengo- vamos a conseguir un medicamento. Esto nos va a permitir tratar enfermedades que se puedan dar en el futuro del bebé, como puede ser leucemia, linfoma, aplasia medular o neuroblastoma. Hoy en día hay 80 indicaciones médicas aprobadas que suelen ser casi todas ellas hematológicas.”

Factores éticos

Otra de las cuestiones planteadas por la directora del programa es si esta conservación conlleva problemas éticos, a lo que Santiago Luengo aseguró que está “totalmente superado”. Tal y como relató, “existían factores éticos en la conservación o manipulación de células embrionarias al conllevar la destrucción de un ser vivo. La sangre del cordón umbilical es rica en células madre. La obtenemos en un momento atraumático e indoloro, con una calidad que no se dará más en toda la vida. Esta sangre está protegida por la placenta, no hay virus ni bacterias. Es un momento excelente para conseguir un buen volumen de células madre de la mejor calidad. Por eso no hay condicionante ético: si no se conserva, se tira directamente a la basura… Es muy valiosa, es una oportunidad que no deberíamos perder”, concluyó el director general de Vita 34 – Secuvita.

Escucha la entrevista completa

Escucha en este enlace el programa de RNE completo emitido el 29 de agosto (a partir del minuto 15, la entrevista a Santiago Luengo).

 

2019-09-17T11:45:13+00:00

Leave A Comment

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, la navegación por nuestra página web así como su uso. Si continúa dentro de nuestra web acepta su uso, pudiendo obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies