Vita 34 ha entregado dos nuevas unidades de sangre de cordón umbilical para trasplante. Se trata de dos niños de 5 y 9 años con trastorno del espectro autista (TEA). Ambos se encuentran bien después del tratamiento. Nuestro banco suma así 45 unidades de sangre de cordón liberadas desde 2004. Más que ningún otro banco privado en Europa.

El trastorno del espectro autista es una discapacidad del desarrollo que afecta al sistema nervioso y al funcionamiento cerebral. Dificulta la comunicación e interacción social y la flexibilidad del pensamiento y de la conducta. No está determinado su origen, pero se sabe que tiene una fuerte implicación genética.

Afecta aproximadamente al 2% de la población y se manifiesta ya durante los tres primeros años de vida. A pesar de los avances en el diagnóstico temprano y las terapias conductuales, todavía se busca un tratamiento efectivo.

Las células madre de cordón umbilical se perfilan como una alternativa a un futuro tratamiento

La hipótesis es que las terapias con células derivadas del cordón umbilical podrían aliviar los síntomas del TEA. Podrían facilitar la protección y reparación de las células nerviosas, modulando los procesos inflamatorios en el cerebro.

El ensayo clínico NCT04007224 del Dr. Felician Stancioiu, en Bucarest, estudia un tratamiento con células madre. En él han participado una veintena de niños que habían conservado su cordón umbilical al nacer. Dos de estos pacientes, de 5 y 9 años, lo hicieron con Vita 34, que ha liberado estas unidades para los trasplantes.

Se trata de los trasplantes 44º y 45º de Vita 34 desde 2004, de los cuales 28 han sido para uso propio (trasplantes autólogos)

No es el primer ensayo clínico que aborda este estudio. La Universidad de Duke en Durham (EE.UU.) estudia el tratamiento de sangre del cordón umbilical en pacientes con autismo. Hasta el momento, han completado dos ensayos clínicos, uno en fase I y otro en fase II. Hay un tercero en marcha, en fase II, con células mesenquimales del tejido de cordón.

El “caso Gracie”

Gracie Gregory es una de las niñas que participó en el primer ensayo clínico del Hospital de la Universidad Duke. Junto con otros 24 niños autistas que también conservaron su cordón, se sometió a un trasplante de células madre mesenquimales.

Gracie, igual que más de dos tercios de los participantes, ha mostrado mejoría. Han quedado atrás los días de arrebatos y rabietas. Si antes el trastorno autista consumía el 75% de su día, tras este estudio esa cifra es de un 10%.

El caso del niño canario

Más reciente es el caso de Danny Bullen Guanche, un niño canario de once años que también padece trastorno autista. Pudo hablar tras una primera sesión con células madre en un centro hospitalario de Miami, en Estados Unidos. «Dame más papas, por favor» fue lo primero que dijo el pequeño, que comenzó a usar algunas palabras tras el tratamiento.

Tal y como explica ABC, el niño recibió su primer tratamiento en marzo de 2019. Las primeras señales son muy alentadoras y se muestra más alerta.

La historia de Nicoloz

A la edad de tres años Nicoloz, un niño de Georgia, fue diagnosticado con este mismo trastorno. Tenía arrebatos emocionales frecuentes, no podía hablar, su atención era escasa… Tras ser diagnosticado se sometió a un programa de capacitación intensivo, pero solo consiguió pequeñas mejoras.

En 2016 sus padres descubrieron un programa médico que aliviaba los síntomas del autismo con la sangre del cordón umbilical. Por suerte, ellos habían conservado el cordón de su hijo en un banco de células madre en Tiflis.

En este ensayo los niños participantes recibieron tres inyecciones intracraneales en intervalos de seis meses entre las vértebras de la médula espinal con células madre de sangre de su cordón umbilical. Nicoloz mostró una mejoría significativa después de dos inyecciones. Su vocabulario aumentó y empezó a comunicarse con frases cortas. Comenzó a leer, escribir, pintar y resolver problemas aritméticos y su comportamiento también mejoró.

El valor de la experiencia

Ningún otro banco privado europeo ha entregado tantas unidades de sangre de cordón umbilical como Vita 34. Esto es importante, porque acredita nuestra experiencia y garantiza la eficacia en la conservación y futura aplicación de sangre de cordón umbilical. En Vita 34 obtenemos, procesamos y guardamos la sangre del cordón de tu bebé para que se pueda utilizar como un medicamento. Nuestro banco dispone de licencia para todo tipo de aplicaciones médicas.

DÉJANOS TU DATOS Y TE ENVIAREMOS LA GUÍA EMBARAZO Y COVID POR CORREO ELECTRÓNICO

De conformidad con el RGPD y la LOPDGDD, SECUVITA S.L.tratará los datos facilitados con la finalidad de enviar un boletín/guía informativa mensual entre los suscriptores. Podrá ejercer, si lo desea, los derechos de acceso, rectificación, supresión, y demás reconocidos en la normativa mencionada. Para obtener más información acerca de cómo estamos tratando sus datos, acceda a nuestra política de privacidad.
ENTIENDO Y ACEPTO el tratamiento de mis datos tal y como se describe anteriormente y se explica con mayor detalle en la aviso legal y la política de privacidad.(Su negativa a facilitarnos la autorización implicará la imposibilidad de tratar sus datos para enviarle newsletter/guía)

Además, seguimos con nuestros protocolos de recogida y anamnesis de seguimiento habituales para verificar que se cumplen los requisitos para la preservación de la sangre de cordón umbilical.